El pasado jueves, en el conservatorio de música de Bilbao. ¡Un placer! Foto: Ignacio Elordi.